Top

YoMelisa!

qué sabré yo

¿Qué sabrá? ¿Qué sabré?

El sol va a salir a las 5:37 eso dice el pronóstico  ¿qué sabrá el pronóstico del sol? son las 5:00 eso dice el reloj ¿qué sabrá el reloj de las 5:00? el canto de los pájaros está muy cerca  eso dicen los oídos ¿que sabrán los oídos del canto? el gallo se oye a lo lejos eso dice el amanecer ¿qué sabrá el amanecer del gallo? la mano duele mientras escribe en el teléfono eso dice la percepción ¿qué sabrá la percepción de la mano? la casa está quieta a las 5:05 eso dicen los sentidos ¿que sabrán los sentidos de la casa? la cabeza quiere dejar de pensar  eso dice el insomnio ¿qué sabrá el insomnio de la cabeza? la vida quiere dormir y el cuerpo no la deja eso digo yo ¿qué sabré yo de la vida?...

El sol va a salir a las 5:37 ...

Read More
lloro

Una palabra: lloro

Lloro. Lloro porque temo. Temo porque dudo. Dudo porque pienso. Pienso porque soy. Soy porque fui. Fui porque tuve qué. Tuve qué por ellos. *** Lloro. Lloro porque tengo miedo. Ya ni se de que. O si se, pero es que son tantos, los miedos digo, son tantos que ya ni nombrarlos puedo. Hay uno, sin embargo, que baja tímidamente, como si de una montaña irregular un alpinista descendiera, con precaución, con cautela –que es lo mismo pero sirve a la enumeración– así baja este miedo, con más miedo del que está hecho. El miedo que me tiene miedo,  así vamos él y yo sin querer queriéndolo, sin poder verlo, pero sabiendo muy bien de la existencia del otro y llevándola a cuestas en el pedazo de alma que no ocupa el...

Lloro. Lloro porque temo. Te...

Read More
desvaríos de ansiedad

Desvaríos de ansiedad

Me transpiran los pies descalzos sobre el parqué que no es del color que yo quería pero aun así lo acepté igual porque desde donde yo vengo tener piso de parqué es  un lujo que no todos se pueden dar entonces no me quejé en su momento y ahora menos cuando me transpiran los pies porque mi amiga ansiedad vino a visitarme y mirá si justo hoy me voy a preocupar por el piso que no es el que elegí o  hubiera elegido. Usemos el potencial que queda lindo. Yo me preocupo porque veo mis manos rojas de venas hinchadas. Siempre pienso que las venas hinchadas en la mano es un rasgo de masculinidad, señal de fuerza, pero cuando las...

Me transpiran los pies descalz...

Read More
rubio castaño ceniza

Escritura creativa III: rubio castaño ceniza

Aquel rubio castaño ceniza siempre había sido el color, aunque de una única marca de tintura. Antonela no sabía cuál y entonces al llegar a la perfumería sólo dijo — Hola, ¿Rubio castaño ceniza? El chico detrás del mostrador levantó la mirada que segundos atrás tenía depositada en la caja registradora —Me llamo Luis, pero si querés llamarme por mi color de pelo, no hay drama— sonrió ampliamente, mientras ella mantenía estrujado el papel que su tía Mirta le había dado para que no se equivocara. Antonela también sonrió. —No, lo que quiero decir es que si tenés esa tintura, digo, ese color. —Claro, claro. Era un chiste nomás, para que sonrías un poco. Igual no te preocupes,  nunca fui bueno para hacer...

Aquel rubio castaño ceniza si...

Read More

Escritura creativa II

Este ejercicio de escritura creativa lo aprendí en un taller llamado "El viaje de escribir", dictado por Natalia Sarro y Nicolás Marrero en la ciudad de Mar del Plata. Como experiencia, el taller fue más que interesante, porque me permitió ver que muchas veces me olvido que escribo porque me gusta y no porque es un deber hacerlo. Cuando le ponemos demasiadas exigencias o buscamos determinados resultados, nos volvemos más estrechos en pensamiento y escritura y entonces, la cosa parece que no fluye con la naturalidad que debiera y no porque tenga qué, sino porque así resulta más placentero. La cuestión es que entre las muchas cosas que me llevé de ese espacio, recuerdo sobre todo, esto de escribir como si de un juego...

Este ejercicio de escritura cr...

Read More

Escritura creativa

Hace poco descubrí un sitio, muy interesante por cierto. En él, entre otras cosas, tienen una sección de Escritura creativa ¡con lo que a mí me gusta eso de la escritura y eso de la creatividad! Así que me zambullí en esa sección y me encontré con esta técnica del Binomio Fantástico. Estoy segura de no haber entendido ni un poco la consigna, pero me quedé con la sugerencia del final y creé este texto con una alegría tremenda, esa que me da cuando escribo porque sí y sin tanta cabeza encima. Con una serie de palabras que nada tienen que ver, armé el siguiente "ponele que no poema": La cuchara siempre en el callejón oscuro de la salsa. Allí, donde el fantasma del...

Hace poco descubrí un sitio, ...

Read More

Mandar todo al carajo

Minúscula. Así me siento hoy. Viste cuando te parece que la vida es una puta rueda que gira y gira sin que vos hagas nada y sin que puedas zafar del hecho de que tarde o temprano vas a ir a parar al suelo y quedarás aplastada por la fuerza impulsora que la propia rueda, es decir la vida, lleva consigo. Bueno, así. Chiquitita. Porque los diminutivos se inventaron para algo más que para decírselos en la cara a un bebé, mientras este te mira como sin entender una goma de lo que le estás hablando. A veces, el diminutivo te sirve para describir un estado como en el que hoy me encuentro yo: chiquitita. Diminuta. También podría decir disminuida, lo que...

Minúscula. Así me siento hoy...

Read More
relatos de bondi

Relatos de bondi

Subís última. Después de decirle “Hola” a los que te precedieron, el chofer contesta a tu saludo con un “¿cómo andan?” y vos te sorprendes primero y sonreís después o al mismo tiempo, ya no sabes, mientras acercas la SUBE a ese pequeño artefacto que asegura tu viaje de regreso a casa. Avanzas en ese pasillo movedizo de caras extrañas y decidís agarrarte del respaldo de un asiento en el que reposa una chica que te mira de reojo. Y vos no entendés bien porqué, aunque ya estás acostumbrada. Cerca tuyo, asiento de por medio, un hombre le toca el hombro a una niña, que también va sentada en la hilera de asientos individuales, para hacerle seña de que él se va al...

Subís última. Después de d...

Read More
desolada

de-sola-da

Llegas a una esquina desolada. El sol hace algunas horas ya cayó y lo que alumbra en el cielo es, nada más y nada menos, que una simple Luna. No está sola esa Luna. Junto a ella hay un gran número de estrellas que te anticipan el calor de mañana. Pero mañana está muy lejos y ahora estás en una esquina desolada, con un amplio descampado en frente, a la espera de un colectivo que no llega. Los autos van. Los autos vienen. Un semáforo en esa esquina hace que los coches paren al ver el rojo y no sabes por qué, pero dentro de ellos ves sólo ojos masculinos. Tragas saliva. Te da miedo. Si existieran campanadas a las 33, habrían...

Llegas a una esquina desolada....

Read More

Él y ella

—“Hoy es un buen día para morir”. Sos vos la que lo decías ¿no? ¿Con vos lo hablé? —Sí. —Era que le decías a tu amiga esa frase y ella se enojaba, te trataba de loca. —Sí. —Ahora lo entiendo. Acá. En esta cama. Con tus piernas y mis piernas desnudas entre las sábanas, sintiéndose sin acariciarse. Este roce y lo que pasó antes. Tu boca que fue totalmente mía hace unos instantes y esta piel tan clara como transparente que me invita, no, me permite acariciarla. Después de lo anterior, este día, hoy, es un buen día para morir. Sus ojos le queman, arden en lágrimas que allí se consumen. Su aparato lagrimal parece estar de paro, porque pese a todos los indicios  que...

—“Hoy es un buen día para...

Read More