Top

YoMelisa!

cajita de tesoros

¿Tenes una cajita de tesoros?

Un amigo a través de WhatsApp me hizo desenterrar una cajita de tesoros, esos que sin saber por qué o cómo, un día comencé a amontonar en algún receptáculo que pudiera contenerlos a todos, aunque nada que ver tuviera uno con el otro. Así, en la cajita podes encontrar monedas de otros tiempos y espacios, como aquella de 20 pesos de la República Oriental del Uruguay del año 1970, o los dos francos suizos en plata de 1972 que tienen dibujada la figura de una mujer y debajo la palabra Helvetia. Después, está ese cochecito verde de plástico, la bolsita de brillantina roja todavía cerrada, el arito de plata colgante que está sin compañero, la llave de algún diario íntimo que...

Un amigo a través de WhatsApp...

Read More
Hater app móvil

Hater, o cómo el odio puede llevarte al amor de tu vida

Cuando parecía que todo había sido inventado, llega Hater, aplicación móvil para encontrar pareja, cita, amistad o compañía de la mano del odio. Como si se tratara de un deporte olímpico nuevo a incluir en las próximas olimpiadas, el odio parece ser una disciplina cada vez más profesionalizada, que ocupa lugar en cada cosa que hacemos y sobre todo, que decimos, principalmente si en el mundillo digital nos encontramos. En las redes sociales puede verse esto claramente ya desde hace tiempo. Casos paradigmáticos en Argentina como la palta de Nepal de Eugenia “China” Suarez, han disparado una catarata de insultos, ataques y repudio sin igual (sobre todo de sus iguales) que a título de rompehogares o robamaridos y antorcha de lo que una...

Cuando parecía que todo habí...

Read More

Ojalá

Ojalá este dolor haga un agujero enorme en mi corazón, lo quiebre al medio, le estampe una grieta imposible de cerrar. Ojalá que en esa abertura entre más amor del que nunca entró. Que a través de esa grieta pueda salir todo el amor que hasta el momento nunca salió. Ojalá que este dolor sirva de trampolín hacia un ser que ame, que ame con toda la fuerza de la que esté hecho y que cuando ya no pueda más, vaya en busca de ese amor en otros lados. Ojalá que la búsqueda del amor sea el motor de los días y que el amor nos encuentre siempre, de brazos y corazón abierto. Ojalá que el dolor nos abra a un inconmensurable amor....

Ojalá este dolor haga un aguj...

Read More

Cuando escribir sana

Varios inviernos atrás fue cuando me di cuenta que escribir sana. Ya no recuerdo qué cantidad de años indicaba el DNI, ni tampoco en qué momento puntual de mi historia me encontraba, pero sé que para encontrarme tuve que escribir(me). Descubrí en ese momento, al envolver con mis dedos la lapicera y apoyar mi mano en el cuaderno para deslizarme en palabras, que algo dentro mío se calmaba. Fue como si la jauría que vive dentro de mí por fin hubiese sido liberada  y cada uno de esos canes corriera a través de mis extremidades superiores y con fluidez escaparan por mis manos, que ahora apoyadas sobre la hoja en blanco, les permitían salir, revolcarse en el pasto, jugar y ladrarle a la...

Varios inviernos atrás fue cu...

Read More

Esa mirada

Vos entendés. Es esa mirada. Ese imperceptible gesto escondido detrás de esos breves ojos charlatanes. Te enoja. A veces. Te gusta. Muchas más. Y vos, ahí estás. Entendés todo O solo un poco. Eso no importa. La mirada también ignora Desconoce qué cosas provoca. Si lo supiera… Si lo adivinara… Si notara… Al menos uno de todos los efectos que te ocasiona. Sería otra la historia. Vos sonreís con alivio: Sigue sin saber....

Vos entendés. Es esa mirad...

Read More

Abrazo

Cerras los ojos y lo sentís Podés rememorarlo Repetir la sensación Como si de un viaje se tratara Caminas los mismos nervios del cuerpo conmocionados Esa es la magia del abrazo que queda almacenado En el cuerpo como recurso inagotable de nuevas sensaciones Porque el abrazo nunca olvida Y vos, tampoco....

Cerras los ojos y lo sentís ...

Read More
garabato

Mi garabato del día

No pienso editar. No pienso editar este post/artículo/texto. No pienso editarlo y por eso, lo escribo directamente en el editor de texto de WordPress. Vine corriendo con mis dedos hasta el blog al que hace rato no venía sólo para decir(me) que no pasa nada, que está bien a veces no tener porqué ni con qué ni ganas de escribir. A veces siento culpa cuando no lo hago, como si estuviera de algún modo perjudicando a mi yo que escribe, ese que creo es mi más creativo yo. Cuando eso pasa voy caminando los días con este pensamiento rumeante en la cabeza, ese que dice que algo no estoy haciendo, que con algo no estoy cumpliendo. Como si en esto también tuviera que cumplir. De vez en...

No pienso editar. No pienso...

Read More
Te cae la ficha

Cuando te cae la ficha

De vez en cuando te cae la ficha. Es la madrugada, son las 3:15 y vos de repente empezás a gritarle en silencio a la almohada. Es un grito mudo, ahogado, de esos que no emiten sonido pero hacen un ruido tremendo. Lo tremendo es el dolor detrás de ese grito callado. Las lágrimas las sacaste de prepo. Las empujaste desde algún rincón agazapado de tu dolor porque el pecho te decía que necesitaba llorar. Y ante la falta de voluntad de estas, vos las obligaste a salir. Fue un acto de autoritarismo, urgente autoritarismo. Te sentas en la cama al sentir que estás hecha de llanto y mocos. Tratas de respirar, pero el aire no entra por esa nariz congestionada de angustia. Apresuras el paso...

De vez en cuando te cae la fic...

Read More

La chica de la maldad infinita

Ella no sabía entregar amor a quienes la rodeaban. Su motor interno se encendía apenas abría los ojos. Era una fábrica del mal, cuyo único producto era herir al otro. Cuando entregaba su mercancía a la clientela, parecía alcanzar eso que muchos le contaban: la felicidad, el dividendo más preciado. Un día, una de las maquinas principales que hacía funcionar esta fábrica de maldades se averió y algo cambió en la empresa. Al principio, la muchacha intentó ocultarse de su clientela. Rehuía encuentros y reuniones, intentaba no salir, permanecía todo el tiempo que podía en soledad. Pero llegó el momento de volver al trabajo, tenía que seguir produciendo o el negocio se vendría abajo. Entendió que es imposible alejarse del mundo entero, porque...

Ella no sabía entregar amor a...

Read More